Todo lo que necesitas saber sobre la salud mental

Más de 43 millones de estadounidenses luchan contra enfermedades mentales. Ese número solo ha aumentado desde la pandemia de COVID-19, con tasas crecientes de ansiedad, depresión, angustia general e insomnio. Siga leyendo para conocer los hechos, las señales de advertencia y los cambios en el estilo de vida para mejorar su calidad de vida.

¿Qué es la salud mental?

La salud mental es parte de la definición de salud general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero desafortunadamente, todavía hay mucho estigma sobre tener una enfermedad mental. La definición incluye nuestro bienestar emocional, psicológico y social y está estrechamente relacionada con el estado de nuestra salud física y todo lo que hacemos. Esto incluye la forma en que manejamos el estrés, socializamos con los demás y la capacidad de tomar decisiones importantes.

Varios factores pueden contribuir o empeorar la enfermedad mental, entre ellos:

  • Genes y química cerebral
  • Experiencias de vida o trauma
  • Antecedentes familiares de enfermedad mental.
  • una dieta pobre
  • Un microbioma desequilibrado

La buena noticia es que incluso con estos factores de riesgo, hay ayuda y recursos disponibles. Pero primero, analicemos las primeras señales de advertencia a las que hay que prestar atención.

Signos de enfermedad mental

A veces, las primeras señales de advertencia de una enfermedad mental no son tan obvias si no las busca. A continuación se presentan algunos comportamientos y emociones comunes a los que debe prestar atención, pero tenga en cuenta que esta no es una lista exhaustiva.

  • Tener poca o ninguna energía
  • Entumecimiento o falta de interés en las actividades diarias normales
  • Aléjate de los demás y aíslate
  • sentirse desesperanzado
  • Comer o dormir demasiado o muy poco
  • Incapacidad para realizar actividades diarias, como cuidar a sus hijos o ir al trabajo o a la escuela
  • Experimentar cambios de humor
  • Escuchar rumores o creer cosas que no son ciertas
  • Pensamientos de hacerse daño a sí mismo o a otros
  • Tener pensamientos persistentes o recuerdos que no desaparecen

Si nota alguno de estos signos en usted o en otras personas, busque ayuda profesional o busque apoyo adicional de la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales.

Dieta y salud mental

Una buena alimentación no solo es fundamental para la salud física, sino también para nuestra salud mental. Por un lado, los alimentos que comemos (o no comemos) pueden mejorar nuestro estado de ánimo. Pero tener una condición de salud por sí sola puede influir aún más en nuestras elecciones de alimentos, lo que lleva a un círculo vicioso si no se aborda. Pero la investigación nos dice que las estrategias correctas de alimentación y atención pueden afectar nuestro estado de ánimo para mejor.

Alimentos para comer para la salud mental

Para mejorar la salud mental, los componentes de la dieta mediterránea se han mostrado prometedores. Esto incluye pescados grasos como el salmón y el arenque, el aguacate, las nueces, el yogur, las espinacas y los cereales integrales. Estos alimentos proporcionan nutrientes que mejoran el estado de ánimo, como grasas omega-3, ácido fólico, vitamina D, vitamina K, carbohidratos complejos y el aminoácido triptófano. Mantener estables los niveles de azúcar en la sangre es otro componente importante que ayuda a reducir los antojos, los bajones de energía y los cambios de humor.

Alimentos a limitar o evitar

Por otro lado, existen otros alimentos que pueden empeorar el estado de ánimo y contribuir a problemas de salud mental, incluidos los carbohidratos procesados ​​y refinados, las carnes rojas, los azúcares agregados y el alcohol. Estos tipos de alimentos a menudo son deficientes en el departamento de nutrición, causan alteraciones de la energía y antojos, y pueden exacerbar los síntomas.

alimentación consciente

También es importante convertirse en un comedor más consciente. Esto implica reducir las distracciones al comer, estar más en sintonía con las señales de hambre y saciedad, y reconocer cuándo se está comiendo emocionalmente. Para practicar la atención plena, comience escribiendo cómo se siente antes y después de comer para determinar los hábitos que no le sirven.

Salud mental y microbioma

El fuerte vínculo entre la salud de nuestro microbioma y nuestro bienestar es cada vez más evidente. La investigación muestra que las bacterias en nuestro intestino (es decir, el microbioma) envían señales a nuestro cerebro que pueden mejorar o empeorar nuestro estado de ánimo. Lograr un microbioma más equilibrado lleva algún tiempo, pero es posible centrándose en los alimentos que sanan el intestino: frutas, verduras, alimentos fermentados como el yogur griego, el kimchi, el kéfir, el chucrut y el tempeh.

Los primeros batidos de reemplazo de comida de suero JUGOD del mundo tienen un alto contenido de fibra y son el nuevo mejor amigo de su intestino. Tenemos tantos sabores afrutados y sabrosos para probar…

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.