Garbanzos rebozados – sabor magro

Esta publicación puede contener enlaces de afiliados. Lea mi política de divulgación.

Garbanzos vegetarianos rebozados hechos con una chuleta de harina de garbanzos cubierta con ensalada de rúcula con garbanzos enlatados, tomate y lima fresca.

garbanzos empanizados

Hay un restaurante cerca que hace estos garbanzos empanizados vegetarianos que me encantaron tanto que tuve que recrearlos, ¡por supuesto con mi propia interpretación! La milanesa es una de mis cosas favoritas para pedir cuando salgo. Entonces, cuando probé esta verdura, pensé que era brillante. Se sirve con una ensalada de rúcula con tomate y limón fresco. Los garbanzos son ricos en proteínas y fibra, lo que los hace tan versátiles en las dietas vegetarianas y veganas. Los agrego a mis ensaladas, cambio las papas por garbanzos cuando preparo el desayuno, y también los pongo en lugar del pollo en esta ensalada de garbanzos buffalo.

¿Qué significa estilo milanés?

La milanesa es un plato italiano popular hecho con ternera, pollo o pescado. El estilo milanés es cuando la carne se cubre con huevos y pan rallado y se fríe.

¿De qué están hechas las chuletas de garbanzos?

Estas saludables chuletas de garbanzos tienen seis ingredientes.

  • Harina de garbanzos: Si nunca ha cocinado con harina de garbanzos (también llamada harina de garbanzos), es una harina de garbanzos alta en proteínas y sin gluten. Si no puede encontrarlo en su supermercado habitual, Whole Foods lo vende, o puede pedirlo en línea en Amazon.
  • Almidón de maíz
  • Aceite de oliva
  • Condimento: Ajo en polvo y sal kosher
  • Migas de pan: El pan rallado sazonado le da a estas albóndigas un sabor extra. Para mantenerlos sin gluten, use panko sin gluten o hágalos veganos con migas sin condimentos.

Cómo hacer chuletas de garbanzos vegetarianas

  1. Mezclar en un bol el agua, la harina de garbanzos, la maicena, el aceite de oliva, el ajo en polvo y la sal. La masa debe permanecer bien unida y ligeramente pegajosa. Si está demasiado pegajoso, agregue un poco más de harina.
  2. Pon la harina en tus manos y enrolla la masa en una bola.
  3. Dividir en cuatro y formar cuatro bolas.
  4. Coloque las migas de pan en un recipiente poco profundo. Coloque una bola encima de las migas y presiónela hacia abajo hasta que tenga un grosor de aproximadamente un cuarto de pulgada. Dale la vuelta para cubrir el otro lado con migas.
  5. Repite con la masa restante y cocínalos en una sartén a fuego medio durante unos minutos por cada lado.

Nota: he intentado hacer estas albóndigas en la freidora pero no he tenido mucho éxito. Si tiene sobras, puede recalentarlas en la freidora para que queden crujientes. Puedes conservar las chuletas de garbanzos en la nevera durante 3-4 días.

Otras recetas de garbanzos que te encantarán:

garbanzos empanizados

7+

320 calorías 10 proteínas 41 carbohidratos 13,5 grasas

Garbanzos vegetarianos rebozados hechos con una chuleta de harina de garbanzos cubierta con ensalada de rúcula con garbanzos enlatados, tomate y lima fresca.

  • 4 onzas de harina de garbanzos
  • 1 cucharada de maicena
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • ½ cucharadita de sal kosher
  • 1/2 taza de pan rallado sazonado o panko sin gluten (sin condimentos para hacer vegano)
  • 6 tazas de rúcula para niños
  • 1 taza de uvas partidas a la mitad o tomates cherry
  • 1 taza de garbanzos enlatados, escurridos
  • 1 limón, cortado en gajos
  • Combine 1/3 taza de agua en un tazón grande con la harina de garbanzos, la maicena, 1 cucharada de aceite de oliva, ajo en polvo y 1/2 cucharadita de sal kosher.

  • Mezcle bien con una espátula, debe pegarse para formar una bola y estar un poco pegajosa. Si está demasiado pegajoso, agregue un poco más de harina.

  • Enharina tus manos y forma una bola. Divide la mezcla en 4 porciones y forma 4 bolas.

  • Coloque las migas de pan en un tazón grande y poco profundo, coloque una bola encima y presione hacia abajo con los dedos agregando algunas migas en la parte superior para que sus dedos no se peguen y formen una chuleta delgada de aproximadamente 1/4 de pulgada. Voltee para cubrir ambos lados con pan rallado.

  • Repita con las bolas restantes.

  • Caliente 2 cucharadas de aceite en una sartén grande a fuego medio. Cocine las chuletas por ambos lados durante unos 2-3 minutos por cada lado, hasta que estén doradas.

  • Divida 1 1/2 taza de rúcula en cada plato con 1/4 taza de tomate y garbanzos sazonados con sal y pimienta y sirva sobre chuletas, con mucho limón para exprimir.

* Se tiran 3 cucharadas de pan rallado sobrante

Tamaño de la porción: 1 chuleta, Calorías: 320 kcal, Carbohidratos: 41 g, Proteínas: 10 g, Grasas: 13,5 g, Grasas saturadas: 1,5 g, Colesterol: 0,5 mg, Sodio: 428,5 mg, Fibra: 8,5 g, Azúcar: 5 g

Palabras clave: Schnitzel de garbanzos, garbanzos rebozados, ideas para cenas vegetarianas

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.